Presentación en Popular Libros (Albacete) 23.05.18

Ana Martínez Castillo y Ángel Aguilar hicieron de maestros de ceremonias. Ambos son buenos amigos y extraordinarios poetas. Sobre nosotros, completando el efecto de las palabras, las fotografías de Juanjo Jiménez, en una selección preparada especialmente para el evento.
Con Ángel y Frutos Soriano empezamos en los cenáculos de la revista Barcarola, cuando eramos unos adolescentes con más inspiración que cabeza. Ana fue una de las alumnas de mi primera promoción como profesor y tutor en el IES Bachiller Sabuco. Ya era lectora y escritora en aquellos tiempos que ahora diría remotos. Recordó que leí y corregí sus textos de entonces y recordó la antología La Generación Fanzine, de la que formó parte con otra cuarentena de poetas jóvenes de Albacete, muchos de los cuales han publicado ya en editoriales de campanillas y han ganado premios. Puede que lleve razón, que entonces empezara todo.
Luego habló Ángel, emocionando con su emoción. No no parecemos importantes, llevas razón Ángel, pero lo somos a nuestra manera.



Al final leí once poemas del libro ante un auditorio formado por amigos, compañeros, alumnos y colegas de la poesía.
Fue un baño de amistad, el mejor bautizo que pueda tener un libro. Para eso escribimos, qué caramba.
Después nos fuimos a echar unas cañas. Ahí estamos, posando para la posteridad, para el sueño, para la tarde de mayo, Ana Martínez Castillo (centro izquierda) y detrás Paco Luis, un servidor, Verónica Hernández, Miguel Gómez Tornero, de pie María Eugenia y Eloy M. Cebrián, sentado y sonriente Frutos Soriano, Gracia Aguilar y su padre Ángel, Luisa, Maru, Valentín Carcelén, Paco Jiménez Carretero, Juanjo Jiménez y en el centro Javier Lorenzo Candel. Menudo plantel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA DEL AUTOR Me parece admirable el arte de Arturo Tendero para erigir con palabras unos ambientes en los que el lector se encuentra...